Miedo a bonificar ¿por qué?

Son varias las novedades que este año introduce la FUNDAE para que las empresas que programan formación para sus trabajadores puedan bonificarse y beneficiarse económicamente de esa decisión. Todas ellas van en la dirección de asegurar una formación de calidad a la vez que persigue gestionar con mayor eficiencia el dinero público.

En nuestro día a día, vivimos como una constante, una dicotomía que no por menos habitual resulta más sorprendente: vemos que son muchas las empresas que conociendo (aunque sea de oídas) la posibilidad de bonificarse por medio de la FUNDAE son, no obstante, reacias a hacerlo por las dificultades que entraña la correcta gestión de dichas bonificaciones. En realidad, esto no es más que una creencia, una impresión. Cierto es, que, como en todas las cosas de la vida, "lo bien hecho, bien parece". Quiero decir con esto, que no es difícil conseguir este dinero, siempre que quien lo haga, sepa perfectamente lo que se trae entre manos.

Y no, no todo el mundo sabe. No se me entienda mal, no digo que en SaberyGanar seamos los números uno de las bonificaciones, ni que nadie pueda saber tanto o más que nosotros. Hay profesionales serios que merecen todo nuestro respeto y admiración y que son garantía de una gestión eficaz en la consecución de las bonificaciones para las empresas. Y aún más, también en la conservación y en la correcta custodia de la documentación que la FUNDAE puede solicitar hasta con 4 años de plazo.

Una vez esto claro, vamos a lo que importa hoy: estamos convencidos que nuestras empresas necesitan ayuda para realizar este proceso. Esa ayuda sólo puede venir de aquéllos que conocen en profundidad el proceso, que se actualizan constantemente con las novedades que la FUNDAE va introduciendo. Hay que tener muy claro, que como proceso de tipo administrativo es engorroso, aburrido, rutinario pero a la vez extraordinariamente delicado. Nosotros y algunos más, somos especialistas en esto. Nos sentimos fuertes y seguros haciéndolo. Y si venimos, fue para quedarnos. Y además de todo ello, queremos distinguirnos de los demás, tener nuestras propias señas de identidad. De ello hablaremos el próximo día.

Manuel SánchezComentario