Notificaciones electrónicas II

Desde la publicación de la Ley 39/2015, del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas, y según establece su artículo 41.1“las notificaciones se practicarán preferentemente por medios electrónicos y, en todo caso, cuando el interesado resulte obligado a recibirlas por esta vía”.

Por lo que a la formación para el empleo se refiere, las notificaciones electrónicas son obligatorias para las personas jurídicas (empresas, asociaciones, etc.) y para las personas físicas que representan a personas jurídicas.

Las personas físicas no están obligadas a recibir las notificaciones electrónicas, incluso aunque desarrollen una actividad económica con empleados a su cargo. Para estas personas físicas, “la práctica de la notificación a través de medios electrónicos deberá ser elegida de manera expresa por el interesado”, tal como dice el artículo 43.2 de la citada Ley.

En cualquier caso, el nuevo sistema de notificaciones electrónicas parece ser solo la parte más visible del importante desarrollo tecnológico que ha implementado el SEPE para agilizar el procedimiento de comunicación a las empresas requiriendo la devolución de las bonificaciones practicadas en concepto de formación para el empleo.

Por otra parte, la segunda carta de no conformidad en la que se apremia al empresario a devolver el importe de las formaciones recibidas por sus trabajadores, negando para mayor castigo su derecho a poder recurrir, esta llegando a las empresas antes del transcurso del plazo de 3 meses desde la presentación de las alegaciones a la primera carta, cumpliendo así con la Ley 39/2015, de 1 de octubre, del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas.

El resultado de todo esto es que se elimina la caducidad como aspecto de defensa. Esto desemboca en que el recurso de alzada deba tener un planteamiento muy fundamentado en cuanto al fondo del asunto. En caso de que el recurso no sea resuelto en 3 meses, deberá acudirse a la jurisdicción de lo contencioso-administrativo para obtener una resolución favorable sobre el fondo.

En el caso en que las notificaciones hayan resultado infructuosas, tanto en papel como por medios electrónicos, “la notificación se llevará a cabo mediante la publicación de un anuncio en el Boletín Oficial del Estado, tal como dice el artículo 44 de la citada Ley.

De lo que sí nos hemos dado cuenta es de que estas notificaciones en el BOE se realizan regularmente. Como precaución, os advertimos que toda persona física o jurídica puede darse de alta en el servicio de alertas automáticas de la página web del BOE con su NIF.

Las entidades organizadoras sin embargo, no tienen acceso a estas alertas sobre las notificaciones que se practiquen a sus clientes. En definitiva, las cosas no se están poniendo precisamente fáciles.

Manuel Sánchez